Yo estaba aquí sentado, con una taza de café en la mano y revisando las tareas que debía de hacer de aquí a la semana que viene.

A veces pienso que me pongo demasiadas metas, que quiero abarcar mucho y lleno mi tiempo de actividades más o menos fáciles de ejecutar pero que siempre requieren de un tiempo para llevarlas a cabo. En ocasiones esto me genera ansiedad, incomodidad o incluso bloqueo y dejo de disfrutar lo que estoy haciendo.

Leer más