Estabas pensando en irte de vacaciones. Reconócelo. Lo hacías. Te gusta esa época del año ajena a tus responsabilidades laborales.

Sobre todo te gustan las vacaciones veraniegas. Bueno, quizá no en verano, mejor en primavera u otoño cuando aún hace buen tiempo. Es muy agradable ir en manga corta o tirantes dando un paseo o bañarte en el mar con poca gente.

Las vacaciones son fenomenales. te dejas a un lado las obligaciones laborales y solo piensas en disfrutar. Mola. Es muy recomendable.

A veces piensas en que te gustaría estar de vacaciones todo el año. Tener todo el tiempo para ti, para hacer lo que realmente te apetece hacer. Acto seguido comienzas a recapacitar y descubres que si fuera así no te gustarían tanto y perderían interés.

Hace un tiempo que te diste cuenta de que tras un periodo de trabajo tu cuerpo y tu mente necesita descansar. Sí, tener un parón. Ese parón son las vacaciones. Sabes que algunas personas lo necesitan cada menos tiempo. Otras las necesitan cada más tiempo. Pero todas las personas necesitan vacaciones. Tú también, y no tienes ninguna duda de ello.

Es como los niños. En ellos sí que está estudiado que, de manera regular, necesitan unos periodos de descanso. Por eso tienen vacaciones para Navidad, en Semana Santa o Pascua y unas más largas en verano. Así desconectan y pueden aprender más. Esto está estudiado y requete-estudiado para que los conocimientos se asienten más en los niños.

Últimamente estás muy interesado en tu crecimiento personal. No paras de leer artículos, ver vídeo e, incluso, ir a conferencias. Ahí te animan a buscar tu pasión, incluso a cambiar tu vida si no estás satisfecho con ella. La mayoría de los autores te animan a emprender. Es decir, a tener una vida laboral donde tú seas tu propio jefe. Eso sí, esto no es tan fácil.

Tú estás razonablemente contento con tu vida. No necesitas unas vacaciones constantes, solo de vez en cuando. No eres tu propio jefe, pero te gusta tu trabajo, a veces te agobia, pero te da satisfacciones constantemente. Por eso, no te planteas emprender.

Dicen por ahí que emprender te da libertad. Pero tú conoces a muchos autónomos, decenas de ellos, que solo viven para el trabajo. Que, no solo no son más libres que tú, sino que además no son capaces ni de irse de vacaciones. Y sí, ellos también necesitan esos días de desconexión.

Afortunadamente tú eres una persona racional. No te crees todo lo que escuchas a la primera. Seguramente tampoco a la segunda. Te gusta analizar los pros y los contras y, tras ello, hacerte una opinión al respecto. Eso sí, si algo te convence, lo sigues y lo aplicas adaptado a tu ser. Por eso, sigues con estos cursos, talleres y vídeos pese a que muchos de ellos te parecen incluso falaces y contraproducentes.

Tras estos pensamientos, vuelves al punto inicial. Tus vacaciones. Quieres tenerlas porque en ese tiempo creces como persona. Dirías que incluso te haces más inteligente. Te gustaría tener de diez a quince días seguidos de vacaciones cada tres meses máximo. Estás seguro que así rendirías más en el trabajo y también en tus relaciones personales. Porque la relación con tu familia y amigos es tan importante o más que el trabajo.

Las próximas vacaciones ya las tienes en la mente. Te gusta improvisar, pero yéndote lejos de casa. Que no puedas volver fácil y, sí, desconectar el móvil para, realmente, ser más libre durante unos días.

¿Cuál serán tus próximas vacaciones? ¿Te atreves a compartir en los comentarios de aquí abajo lo que significan para ti las vacaciones?

Nos leemos en la próxima.

Isaac.

También te gustará leer:

Summary
Review Date
Author Rating
51star1star1star1star1star