Tienes un problema de comunicación. No paras de pensar que en tu modo de transmitir información algo falla.

Es algo relativamente nuevo pues antes no lo pensabas. Ahora sí, de un tiempo a esta parte te das cuenta que muchas veces no entienden lo que quieres decir. Otras no entiendes tú lo que te están queriendo explicar.

¿A qué se debe? Siempre habías pensado en que hablabas claro, que tu lenguaje se adaptaba a quien te escuchaba. Ya no lo tienes tan claro. Te han pasado cosas que no creías que te podían pasar.

Te pasa tanto en tu vida personal como en tu trabajo. Los malentendidos son frecuentes y eso te pone de los nervios. ¿Qué tienes que hacer para mejorar tu comunicación?

El otro día tu jefa te encargó una tarea. Te explicó una situación y te pidió, según pensaste, que hicieras unos informes para que, cuando te los pidiera, se los entregaras a un cliente. Pasó el tiempo y el cliente nunca llamaba y tu jefa no te lo pedía. Bueno, ya lo pedirán, pensaste, y seguiste con el resto de tus tareas. De repente, llegó tu jefa nerviosa y empezó preguntarte, de forma poco amable, por esos papeles. Según ella deberías habérselo mandado al cliente inmediatamente pues de ello dependía mucho dinero.

Algo había fallado, sin duda. En la comunicación hay tres elementos, el emisor, que es quien lanza el mensaje, el receptor, que es quien lo recibe, y el canal, que por el que se transmite. Concretamente, en este caso, tu jefa fue la emisora, tú el receptor y la palabra hablada el canal. En algún lado de proceso la información se perdió y se fue por un camino que no era el deseado por nadie.

No tienes seguro si el problema de comunicación dependía de ti o de tu jefa. No desconfías del canal, pero, quizá se puede mejorar. Vamos a ver cómo pasó.

Tu jefa vino a tu mesa para encargarte la tarea. La viste y pensaste “A ver qué me pide ahora ésta” y permaneciste sentado. Empezó a contarte la situación, con sus pormenores y a explicar lo que tenías que hacer. Tú asentías y decías que lo entendías. Llegaste a pedir algún tipo de aclaración y ella te la resolvía. Cuando acabo la conversación, sin decir nada, ni ella ni tú, volvisteis cada uno a su cometido.

¿Qué podrías haber mejorado tú? Bueno, no tomaste notas. Tienes buena memoria sueles decirte cada día. Además, era algo sencillo que ibas a hacer de manera inmediata. Vaya, te estás dando cuenta ahora que podrías haber utilizado otro canal de comunicación, la escritura. Podías haber apuntado aquello que te pedía. Lo tendrás en cuenta próximamente.

Ella no te preguntó si lo habías entendido. Simplemente te contó todo lo que tenía que contarte y se fue. Otro punto negativo, no se cercioró de que habías entendido todo lo que tenías que hacer.

¿Y tú? Bueno, tú entendías lo que te estaba diciendo. Era sencillo. Bueno, al final hubo un fallo, así que no llegaste a entender todo según parece. No preguntaste mucho. No resumiste lo que habíais hablado para asegurarte de que todo estaba claro. Vaya, vaya, estás viendo también fallos en el receptor del mensaje. Sí, se puede asegurar que hubo un problema de comunicación.

¿Y en tú casa? ¿Te pasa algo parecido? Desgraciadamente muchas veces sí. Sobre todo con tu pareja o con tu madre. Os decías muchas cosas y, a veces, no te acuerdas a los pocos minutos.

¿Será que no prestas la suficiente atención? Puede ser. Además, seguro que tampoco resumes la conversación, preguntas si te han entendido ni apuntas casi nada, ¿verdad?

En casa estos problemas de comunicación te generan más de una bronca que no te gusta ni un pelo. Te puedes decidir a cambiarlo. Seguramente, si lo haces, puedas estar mucho más cerca de la felicidad.

Una vez te dijeron que si no sabes seguir instrucciones difícilmente vas a poder darlas. Quizá es  lo que te pasa. Vas a trabajar en ti, en recibir y seguir las instrucciones de manera precisa. Así verás cómo te gusta que te digan las cosas. Una vez aprendas, pedirás las cosas pensando en el receptor. En conseguir que entienda cada uno de los pasos.

¿Te decides, pues, a eliminar tu problema de comunicación?

Nos leemos en la próxima.

Isaac.

Si quieres ayudar a los demás a describir como evitas tú los problemas de comunicación o los problemas que tú detectas en este campo deja un mensaje en este post por favor. Yo, y los lectores del blog, te lo agradeceremos.

También te gustará leer:

 

Summary
Review Date
Author Rating
51star1star1star1star1star