El otro día estaba paseando por Barcelona y un joven captador de ONG me hizo esta pregunta, ¿qué es más importante para ti, tener tiempo o tener agua?

Normalmente no hago caso a nadie que me ofrece algo por la calle, me parece muy intrusivo, pero esta entrada me hizo pararme a charlar un rato.

Tras un par de frases, seguramente, tú ya tendrás una respuesta, en mi caso fue, tener agua, pues sin agua no viviríamos y ya no valdría para nada tiempo.

Esa era exactamente la respuesta que mi captador pretendía. No sé si la tenía muy ensayada o no, pero logró plenamente su objetivo. Si has estudiado algo de marketing sabrás que este tipo de preguntas son las ideales para campañas a puerta fría, es decir, para dar mensajes comerciales a alguien que no te conoce. Esta persona, sin duda, lo bordó.

Después de mi contestación comenzó a contarme unos proyectos en Sudán del Sur para formar a gente local en la extracción y depuración del agua. Me gustó que me hablara explicando conceptos como el origen de las sequías y las inundaciones, la existencia de aguas subterráneas.

En definitiva, una simple pregunta dio una gran oportunidad de negocio. Sí, las ONG son un negocio, aunque sea con fines sociales.

Durante un rato después de mi conversación me puse a pensar en ella, en lo que había pasado. Y en los conceptos que habíamos empleado. Agua y tiempo.

Es curioso que fuera en Barcelona. Seguramente a ti también te dé la sensación que cuando es más grande la ciudad, más rápido se va. Con esto quiero decir que el tiempo tiene más valor en las ciudades. Y si estás en uno de los países “desarrollados” esta búsqueda del tiempo es mayor.

Se me ha ocurrido buscar aprovecha el tiempo en Google y antes de acabar la primera palabra ya me la estaba sugiriendo. Cuando le pulso me salen más de 22 millones de entradas. Y en la primera página que te recomienda te grita ¡Cómo aprovechar el tiempo al máximo!

Sí, así es, nos instan a llenar todos y cada uno de los segundos de nuestros días. Tenemos que tener actividades en cada momento y, muchas veces, caemos en ello. Yo caigo, es posible que tú también hayas picado en esta trampa. ¿Has dicho alguna vez eso de “no tengo tiempo”?

El tiempo es tan importante en tu vida casi como el aire, por eso la pregunta del captador fue la mar de oportuna. Pero hay un aspecto a tener en cuenta, el tiempo es limitado y es igual para todos y todas. Tú tienes el mismo tiempo que yo y que el presidente del gobierno, 24 horas cada día.

¿Y qué es lo prioritario para ti? Para mí el tiempo está muy arriba en mi lista de prioridades. De hecho pienso que vendemos nuestro tiempo constantemente. Lo vendemos trabajando y, no, no se puede comprar más.

Es una metáfora de la sociedad del siglo XXI, posiblemente también de la segunda mitad del siglo XX. Las personas en busca de su tiempo. La definición de riqueza que más me gusta es aquella que dice que la riqueza se mide por el tiempo que puedes estar sin generar el dinero.

Esto me ha hecho recordar un libro que leí, “El Vendedor de Tiempo”. Es una metáfora distópica de un futuro presente. Podría ser una revolución. Poder comprar tiempo para ti. ¿Te interesa?

Nos leemos en la próxima.

Isaac.

¿Y tú que opinas? ¿Qué valor le das al tiempo? ¿Sientes que a veces te falta el tiempo? ¿Nos cuentas tu opinión, tu experiencia o tu solución? Los comentarios te están esperando.

También te gustará leer:

Summary
Review Date
Author Rating
51star1star1star1star1star